TOP Franklin Cordero

Llegó "Génesis de Costa Rica", la obra más grande de la exposición de Jiménez Deredia

Tras cinco horas de ardua labor, bajo el cálido sol de San Antonio de Belén, "Génesis de Costa Rica", una pieza de mármol de 40 toneladas y la más grande de las obras que expondrá en San José el escultor Jorge Jiménez Deredia, quedó temporalmente instalada a la entrada del Centro de Eventos Pedregal.

La llegada de esta escultura fue todo un acontecimiento, pues salió desde ayer del puerto de Moín y escoltada por la Policía Municipal llegó a la entrada principal de Pedregal a las 11:30 p.m. del lunes. Hoy, un grupo de 6 trabajadores de la Municipalidad de San José junto al personal de manejo de grúa, lograron que esta obra fuera depositada sin contratiempos en su base.

Allí se quedará hasta el próximo mes de febrero cuando durante sus primeros días sea trasladada al centro de San José, donde formará parte del grupo de 27 obras monumentales que darán de vida a la exposición "Jiménez Deredia en San José: la fuerza y la universalidad de la esfera".

Jiménez Deredia, comentó que según un crítico de arte esta es una pieza "donde se observa la humanización de la esfera y la esfera se convierte en una gran mujer, en el símbolo de la patria, de la vida y ese es el tema que nosotros quisimos tratar".


"Esta va a ser la escultura más importante de la exposición porque representa el proyecto de la Ruta de la Paz que estaría realizando ya su etapa en Costa Rica y que en otros países está en negociaciones. Es una obra simbólica pues esta génesis nace de una esfera hasta llegar la figura humana y representa al mundo y Costa Rica que es lo que me inspira para  hacer arte", explicó el artista.

Esta exposición monumental que incluirá 27 obras al aire libre más 20 obras de pequeño y mediano formato instaladas en el Museo del Oro y en el Museo del Jade, cuenta con el apoyo logístico y de capacidad instalada de la Municipalidad de San José, organizadora del evento.

La muestra ofrecerá además obras que no se han expuesto en ninguna parte del mundo y solo se hacen para la exposición de San José y que como dice su creador "son un esfuerzo inmenso, pero tengo fe de que es lo que tengo que hacer en este momento".